Para medir el rendimiento del dispositivo AMS se realizaron dos pruebas (una cuantitativa y otra cualitativa) para medir específicamente el nivel dede fuga de aire no filtrado hacia el interior de la mascarilla, empleándose el dispositivo en conjunto con una mascarilla quirúrgica IIR, ya que esta por si sola no ofrece un sellado sobre la superficie facial del usuario.

Prueba realizadas

  1. – Prueba cualitativa: Correspondiente a la prueba realizada por la OSHA (Asociación de seguridad y salud laboral de EE.UU) para mascarillas EPI.
  2. – Prueba cuantitativa: Correspondiente al Test de Fuga Total hacia el interior de la Norma Europea para Medias Mascaras de Protección Individual (Norma EN-14683).

Prueba de ajuste cualitativa

Prueba de sensibilidad oficial de la norma de OSHA mediante el uso de un Kit de prueba 3M FT-10. El kit cosiste en una capucha, nebulizadores y solución dulce para sensibilidad.

Sobre la prueba

– Consiste en 7 minutos donde el individuo realiza 7 ejercicios (1 min. c/u) y cada 30 segundos se agrega aerosol saborizado al interior de la capucha.

– La prueba termina cuando el individuo siente el sabor en su boca, lo que significa que hay una fuga de aire no filtrado hacia el interior de la mascarilla.

Resultados

– De 30 individuos que realizaron la prueba con el dispositivo AMS, 28 no sintieron el sabor (93%)

– De 31 individuos que realizaron la prueba sin el dispositivo AMS (solo mascarilla quirúrgica), los 31 sintieron el sabor dulce (0%). Tiempo promedio de detección de 16 segundos.

Prueba de ajuste cuantitativa

Prueba de ajuste cuantitativa que mide la fuga de aire ambiental con una atmósfera específica y expresado como porcentaje del total de aire inhalado contaminado. La medición se realizó en un laboratorio autorizado Asociación de Investigación Textil (AITEX. Alcoi, Alicante, España), institución que valida los EPI para uso profesional en Europa, de conformidad con las Normas EN 14683: 2019 + AC: 2019 y EN 149: 2001 + A1: 2010 del Reglamento (UE) 2020/403.

Para realizar la medición, se inserta una sensor en el interior de la mascarilla que mide con exactitud el % de aire ambiental (ambiente cargado con solución de NaCl) fugado al interior.

Resultados

Se realiza la prueba a 5 sujetos con 5 muestras cada uno de AMS (25 muestras en total). El porcentaje medio de fuga de aire en la mascarilla quirúrgica con el dispositivo Adema Mask Safer, fue del 7,02%. Así, por haber superado los requisitos establecidos en la normativa europea EN 149: 2001 + A1: 2010, la mascarilla quirúrgica con el dispositivo de sellado periférico fue certificada por AITEX (Número de informe 2021EC0016).

Los resultados oscilan entre el 3,63% y el 9,07%, valores inferiores a los establecidos para las máscaras filtrantes FFP2 (<11%) y superiores a los de las FFP3 (<5%) ajustadas antropométricamente a los sujetos con anterioridad.